SERIES

viernes, 20 de diciembre de 2013

Pilar Cabañas: "Héroes de la Gran Pacificación"

Libro de arte japonés: Utagawa Yoshiiku

Me gustaría referirme hoy a un libro, publicado en mayo de 2013 por Satori Ediciones: Héroes de la Gran Pacificación. Grabados de Utagawa Yoshiiku, escrito por Pilar Cabañas, profesora de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid y especialista en historia del arte japonés.

Se trata de un cuidado volumen que incluye reproducciones a todo color de los 100 grabados de la serie Héroes de la Gran Pacificación del pintor japonés Utagawa Yoshiiku (1833-1904). En su interior, cada una de esas xilografías está impresa a página entera, mientras que en la opuesta se ofrecen sendos comentarios sobre el personaje retratado y las características de la estampa.

El libro también ofrece una amplia y documentada introducción sobre Utagawa Yoshiiku, los señores feudales, los samuráis y su código del honor, las pinturas de guerreros y la propia serie de grabados. Los anexos constan de un glosario, mapas, listado onomástico y bibliografía.

El periodo de madurez de Utagawa Yoshiiku, compañero y rival de Utagawa Yoshitoshi, coincidió con los momentos de la gran apertura de las fronteras japonesas, en plena modernización de la era Meiji, cuando el “mundo flotante” de la época Edo se iba desvaneciendo poco a poco. Utagawa Yoshiiku fue uno de los artistas que hizo de puente entre el clásico ukiyo-e y el shin-hanga, el conocido como “nuevo grabado”.

No pocas veces, el aficionado occidental se conforma con observar detenidamente los aspectos formales de las estampas polícromas japonesas, dejándose subyugar por su dinamismo compositivo y sus personajes que, envueltos en esplendidos atuendos, ejecutan poses casi coreográficas en ambientes apenas sugeridos. Pues bien, no dudo que con este libro profundizará notablemente en el tema con el consiguiente aumento de su disfrute.

Lo que se puede experimentar al contemplar una xilografía japonesa del periodo Edo (1603-1868), abarca desde una evanescente sensación ante elegantes mujeres en kimono que parecen levitar en el vacío, hasta casi el escalofrío frente a la sobrecogedora visión de fantasmas o monstruos.

Entre esos extremos situaría yo lo que percibirá el lector que, página a página, vaya observando los grabados de Yoshiiku. Los cien personajes históricos retratados por este artista parecen surgidos de una suntuosa obra de kabuki, algo que no debe extrañar dada la estrecha relación entre el ukiyo-e y el mundo del teatro japonés, tema que también aborda la autora.

Para acabar, me gustaría destacar algo que no siempre encontramos en libros de este tipo: la posibilidad de disfrutar tanto de la fluidez del texto como de su rigor científico. Un mérito que sin duda debemos agradecer a Pilar Cabañas.