SERIES

sábado, 11 de mayo de 2013

Arquitectura japonesa: una característica

La arquitectura japonesa y sus diferencias respecto a la europea
Siguiendo con los comentarios sobre las diferentes artes de Japón, hoy le toca el turno a la arquitectura japonesa. Una vez más debo insistir en que el entorno asiático clásico, y casi todo lo que lo conforma (mitos, tradiciones, creencias religiosas, artes, etcétera), está muy lejos del europeo. Simplificando mucho, podría decirse que hasta el siglo XX ambos mundos, Asia y Europa, evolucionaron independientemente, dando origen a culturas y artes que partían de presupuestos diferentes, empleaban técnicas distintas y, lógicamente, alcanzaban resultados diversos.

Por otro lado, si bien Japón forma parte del universo asiático, su insularidad y aislamiento casi total desde principios del siglo XVII hasta mediados del XIX lo convierten en el paradigma de país con una estructura socio-cultural singular, diferente incluso de la de sus vecinos Corea y China.

Si tuviera que indicar solo una característica que diferenciase a las arquitecturas clásicas japonesa y europea, yo señalaría la casi total ausencia de paredes en los edificios del archipiélago nipón y la omnipresencia de la pared en el Viejo Continente.

En Europa, hasta llegar al siglo XX, la mayoría de los edificios se han construido con un sistema de paredes sustentantes, que podían ser de piedra, ladrillo o argamasa. Incluso cuando, en lugar de esos materiales, se empleaba madera también se formaban muros con ella, como en esta foto:

Granja en Kizhi, Rusia. Foto: Wikimedia Commons.

La pared como elemento divisorio y fijo estaba siempre presente, independientemente del material empleado para su construcción. Aún más, ese protagonismo seguía manteniéndose cuando los europeos creaban una estructura de pilares y vigas de madera, porque en esos casos, a continuación, cerraban con ladrillo los espacios entre las columnas, es decir, de nuevo aparecían las inamovibles paredes. Eso es lo que se aprecia en esta otra foto:

Museo Winsen, Alemania. Foto: Wikimedia Commons.

Pues bien, en Japón las soluciones empleadas tradicionalmente han sido muy diferentes.

Por un lado, todos los edificios se han construido empleado casi exclusivamente la madera. La piedra solo se ha usado en las murallas de los castillos, y la argamasa, en vallas, almacenes y unas pocas divisorias. En Japón, el material protagonista ha sido siempre la madera.

Por otro lado, los japoneses siempre creaban con la madera una estructura de pilares y vigas, pero casi nunca "rellenaban" el espacio entre ellos, todo lo contrario de lo que se hacía en Europa. En la siguiente fotografía se aprecia la ausencia de muros en el interior de una antigua escuela.

Escuela de Ashikaga, prefectura de Tochigi. Foto: J. Vives.

Obviamente, existen excepciones, por ejemplo, los santuarios sintoístas, los almacenes de todo tipo o las viviendas rurales; la mayoría de ellos suelen tener muros, de madera o de argamasa, y su apariencia exterior no resulta tan diferente de lo visto en Europa.

Almacén en Tōshōdai-ji, Nara. Foto: J. Vives.

Viviendas rurales en Shirakawa, prefectura de Gifu. Foto: Wikimedia Commons.

Ahora bien, si los japoneses no utilizaban ladrillos o argamasa para levantar las paredes de sus edificios, ¿qué hacían? Pues, simplemente colocaban unas ligeras puertas corredizas, diferentes según separasen habitaciones o cerrasen el edificio del exterior. En una vivienda, solo se utilizaban paredes de argamasa en unas pocas piezas (las casas de té eran una de esas excepciones).

Gracias al empleo de esos elementos divisorios movibles (puertas correderas) en lugar de otros fijos (muros de ladrillo), en Japón es posible integrar habitaciones continuas simplemente moviendo esas puertas corredizas.

Pues bien, en las posibilidades que ofrecen esas mamparas deslizantes radica uno de los valores de los edificios japoneses que más maravillaron a los primeros arquitectos occidentales modernos que llegaron al País el Sol Naciente a principios del siglo XX. Pero esa es otra historia que tendré que explicar más adelante.

Puede accederse al siguiente artículo en este blog dedicado a la arquitectura japonesa en este enlace. Te recuerdo que puedes suscribirte a los siguientes artículos de mi blog bien por correo o por RSS. Mira en la parte superior derecha de esta ventana.